Categoría: noticias
Fecha: 13/11/2006

La necesidad de líderes que guíen y den sentido a la organización y estar abierto a nuevas ideas son unos de los aspectos fundamentales de la teoría de Jack Welch (70), quien hoy compartió con empresarios nacionales las claves su éxito en el centro de eventos Espacio Riesco.

Nombrado el “gerente del siglo” por la revista Fortune, Jack Welch sostuvo que para que una empresa sea exitosa debe existir un agente de cambio que sea perseverante y esté motivado por el desafío, que se deshaga de aquellos que se resisten al cambio.

Sin duda son procesos que requieren tiempo y eso bien lo sabe Welch, pues durante 20 años estuvo al mando de General Electric (GE), compañía que alcanzó la mayor capitalización bursátil del mundo, aumentando su valor de mercado desde los 14 mil millones de dólares a más de 400 mil millones de dólares.

Ante este panorama, el Chief Executive Officer (CEO) más admirado de Estado Unidos confiesa que sus dos únicas frustraciones en la vida han sido no poder convertirse en un jugador profesional de hockey y en golfista.

En una época posmoderna las crisis son pan de cada. Durante la conferencia, el empresario señaló las características de una crisis: siempre va a ser peor de lo que uno piensa, no debe haber secretos ya que la gente siempre se va a enterar, se debe actuar lo antes que se pueda y “siempre habrá un sol brillando al final del camino”.

Según Welch, lo que hacen las personas es solucionar el problema, pero no ven aquel que se aproxima. El desafío es entonces preveer esas situaciones.

En la conferencia dio además ciertas pautas a la audiencia para acceder a los puestos de trabajo, como tener la habilidad de constituir equipos, tener pasión por el trabajo, habilidad para anticiparse y para rodearse de personas inteligentes. “Siempre hay alguien que está haciendo las cosas mejor que yo y debo tomar esas lecciones”, dijo Welch.

En un ambiente distendido, el empresario contestó las preguntas de la audiencia, entre las que se encontraban las principales empresas que operan en el país.

Una de las preguntas que tuvo que contestar fue cuántas horas trabajaba semanalmente cuando estaba a cargo de la GE, a lo que respondió que aproximadamente eran unas 60 semanales. También se le consultó cuáles son sus próximos objetivos en la vida luego de haber conseguido el éxito: “seguir aprendiendo, no envejecer y no cansarse mucho”.

Esta actividad fue organizada por Laborum.com para celebrar su séptimo anivesario.