Categoría: noticias
Fecha: 03/11/2008

Frente a más de 4 mil 500 personas, el grupo homenaje interpretó los clásicos de la banda sueca como Gimme Gimme Gimme, Super Trouper, S.O.S., Chiquitita, Mamma Mía, Voulez Vous y Take a Chance On Me, entre otros.
Frente a más de 4 mil 500 personas, el grupo homenaje interpretó los clásicos de la banda sueca como Gimme Gimme Gimme, Super Trouper, S.O.S., Chiquitita, Mamma Mía, Voulez Vous y Take a Chance On Me, entre otros.

Una banda mítica de la década de los setenta revivió en el concierto homenaje “Abba Show, The Dancing Queen Tour 2009”, espectáculo que se presentó en el Pabellón 1 de Expocenter de Espacio Riesco, frente a más de 4 mil 500 personas.

Durante las dos horas de duración del espectáculo, los integrantes del grupo Robin Scott (Benny), Jules Dodd (Bjorn), Aileen McLaughlin (Agnetha) y Teresa Davis (Frida) dramatizaron cada canción, además de cambiar frecuentemente de vestuario, utilizando réplicas de kimonos basadas en las creaciones de Owe Sandström, diseñador de la banda original, como también botas, suecos y trajes utilizados en la promoción del disco Arrival en Japón de 1976.

Mientras las cantantes cambiaban sus vestimentas, el tecladista y el guitarrista aprovechaban para “jugar” con canciones y musicalizaciones de otros intérpretes internacionales, como un riff que realizaron del tema “Sweet Chile O’Mine” de Guns N’ Roses, ocasiones en que los asistentes aplaudían sorprendidos.

La escenografía llena de colores, telones de seda, efectos de luces y bolas de espejos disco, recrearon el periodo más exitoso del cuarteto comprendido entre 1975 y 1980.

Este extraordinario show se ha presentado en los mejores recintos de Europa, Estados Unidos, y Japón, agotando todas sus localidades y sumando, debido a su éxito, nuevas funciones en cada ciudad que han visitado.

Rod Steward, Erasure, Phill Collins ,Spice Girls, Duran Duran, Shania Twain (UP¡ Tour), Cher (Farewell Tour) y Kylie Minougue, han sucumbido al encanto de Abba Show, seleccionándolos como sus teloneros debido a la fuerza de la interpretación y la propuesta que trae consigo este espectáculo de primer nivel.

Cabe mencionar que, de cierta manera, el grupo fue impulsado por los propios integrantes de Abba, quienes cedieron derechos y autorizaciones para usar los temas, nombres, vestuario, merchandising y todos los elementos comerciales que general la industria del espectáculo.

El espectáculo se generó a fines de los ochenta en Londres bajo el nombre Proyecto Bjorn Again, Abba Show, que desde ese entonces ha contado con el apoyo y reconocimiento de los miembros originales del grupo sueco, sobre todo de Bjorn Ulvaeus el cerebro creativo y comercial del mismo.

El estreno oficial del espectáculo se realizó en 1999 en el teatro londinense Royal Albert Hall. En ese show se dijo: “Los fans de Abba estarán de suerte, porque el proyecto Bjorn, Abba Show, es lo más parecido a la banda en sus mejores años, que por lo demás nunca más volverá a reunirse ni por todos los millones del mundo”.

Paralelamente, en ese mismo año, se realizó en Londres el primer musical-teatral Mamma Mía. La idea primaria de Bjorn era complementar la presentación con el show tributo, pero al lanzar las producciones de manera paralela este último generó más interés en el público y arrasó en convocatoria y publicidad mediática.

Incluso de esa presentación, que a estas alturas es considerada mítica, se generó un disco llamado: “The Greatest Hits Of Abba Live” que se publicó como una edición limitada y que pasó a ser parte del catálogo discográfico de culto, actualmente una verdadera joya para coleccionistas y seguidores del grupo.
Una banda mítica de la década de los setenta revivió en el concierto homenaje “Abba Show, The Dancing Queen Tour 2009”, espectáculo que se presentó en el Pabellón 1 de Expocenter de Espacio Riesco, frente a más de 4 mil 500 personas.

Durante las dos horas de duración del espectáculo, los integrantes del grupo Robin Scott (Benny), Jules Dodd (Bjorn), Aileen McLaughlin (Agnetha) y Teresa Davis (Frida) dramatizaron cada canción, además de cambiar frecuentemente de vestuario, utilizando réplicas de kimonos basadas en las creaciones de Owe Sandström, diseñador de la banda original, como también botas, suecos y trajes utilizados en la promoción del disco Arrival en Japón de 1976.

Mientras las cantantes cambiaban sus vestimentas, el tecladista y el guitarrista aprovechaban para “jugar” con canciones y musicalizaciones de otros intérpretes internacionales, como un riff que realizaron del tema “Sweet Chile O’Mine” de Guns N’ Roses, ocasiones en que los asistentes aplaudían sorprendidos.

La escenografía llena de colores, telones de seda, efectos de luces y bolas de espejos disco, recrearon el periodo más exitoso del cuarteto comprendido entre 1975 y 1980.

Este extraordinario show se ha presentado en los mejores recintos de Europa, Estados Unidos, y Japón, agotando todas sus localidades y sumando, debido a su éxito, nuevas funciones en cada ciudad que han visitado.

Rod Steward, Erasure, Phill Collins ,Spice Girls, Duran Duran, Shania Twain (UP¡ Tour), Cher (Farewell Tour) y Kylie Minougue, han sucumbido al encanto de Abba Show, seleccionándolos como sus teloneros debido a la fuerza de la interpretación y la propuesta que trae consigo este espectáculo de primer nivel.

Cabe mencionar que, de cierta manera, el grupo fue impulsado por los propios integrantes de Abba, quienes cedieron derechos y autorizaciones para usar los temas, nombres, vestuario, merchandising y todos los elementos comerciales que general la industria del espectáculo.

El espectáculo se generó a fines de los ochenta en Londres bajo el nombre Proyecto Bjorn Again, Abba Show, que desde ese entonces ha contado con el apoyo y reconocimiento de los miembros originales del grupo sueco, sobre todo de Bjorn Ulvaeus el cerebro creativo y comercial del mismo.

El estreno oficial del espectáculo se realizó en 1999 en el teatro londinense Royal Albert Hall. En ese show se dijo: “Los fans de Abba estarán de suerte, porque el proyecto Bjorn, Abba Show, es lo más parecido a la banda en sus mejores años, que por lo demás nunca más volverá a reunirse ni por todos los millones del mundo”.

Paralelamente, en ese mismo año, se realizó en Londres el primer musical-teatral Mamma Mía. La idea primaria de Bjorn era complementar la presentación con el show tributo, pero al lanzar las producciones de manera paralela este último generó más interés en el público y arrasó en convocatoria y publicidad mediática.

Incluso de esa presentación, que a estas alturas es considerada mítica, se generó un disco llamado: “The Greatest Hits Of Abba Live” que se publicó como una edición limitada y que pasó a ser parte del catálogo discográfico de culto, actualmente una verdadera joya para coleccionistas y seguidores del grupo.